• ongalerceandino

Hablemos de mujeres mayores rurales: Conoce el proyecto Testigas del Bordemar


Teresa Guzmán, mujer mayor rural participante del proyecto. Fotografía: Rayen Barriga.

Testigas del Bordemar: Memorias de mujeres mayores rurales del Seno del Reloncaví”, es un proyecto Fondart – Líneas Culturas Regionales 2021, desarrollado en la comuna de Puerto Montt, Región de Los Lagos. El proyecto busca construir la memoria socio-histórica y contemporánea de las 11 localidades que comprende el primer tramo de la Carretera Austral, a través de las voces y relatos de mujeres mayores rurales que viven estos territorios.


El proyecto culmina con la publicación de un libro, que a través de relatos etnográficos y un registro fotográfico documental, contendrá lo que las “testigas” –las mujeres mayores rurales- cuentan sobre sus vidas y sobre las transformaciones que ellas han observado en sus localidades.


Localidades a investigar

(RE) MIRANDO LOS TERRITORIOS DEL SENO DEL RELONCAVÍ


La historia del territorio costero del Reloncaví ha sido contada mayoritariamente por voces de hombres adultos: hombres colonos, alerceros, agricultores, ganaderos o pescadores, omitiendo muchas veces el papel que han tenido las mujeres en la construcción de las identidades locales.


Antecedentes históricos y trabajos recientes han mostrado la presencia de mujeres y niñas en los primeros campamentos que se asentaron en este territorio, y su participación en el trabajo de extracción con el alerce. También se ha reconocido que el trabajo textil realizado por mujeres, ha sido un importante motor de la economía local de las comunidades de la Carretera Austral y patrimonio cultural de la zona.


Tejido a telar. Fotógrafa: Rayen Barriga.

Esas experiencias se encuentran hoy en las memorias envejecidas de estas mujeres que, a su vez, están trenzadas con las memorias de sus madres, abuelas y otras mujeres de sus comunidades. La comprensión actual de las localidades costeras del Reloncaví está marcada por las biografías de mujeres mayores cuyas vidas, inmersas en este entorno, hoy nos hablan de historia, significados e identidades territoriales.


Por eso señalamos: “Las niñas que llevaron tejuelas de alerce al hombro, son hoy mujeres mayores rurales del Reloncaví.”




¿POR QUÉ LAS MUJERES MAYORES RURALES?


Desde una gerontología crítica y feminista, reivindicamos las voces de las mujeres mayores que las posiciona a ellas como ciudadanas articuladoras de tejido social y sujetas políticas de sus territorios., contraria a las imágenes estereotipadas de la vejez y la mirada androcéntrica de la historia


Teresa Guzmán, mujer mayor rural testiga del proyecto. Fotografía: Rayen Barriga.

En sus biografías, está el ser testigas y agentes de transformaciones territoriales tanto históricas como contemporáneas: erupciones volcánicas, terremotos y maremotos, poblamiento rural, instalación de faenas acuícolas, construcción de carreteras, conservación, privatización y venta de tierras, identificación de sitios arqueológicos, participación en fiestas costumbristas, afectación actual por la pandemia de coronavirus, entre otras. Las transformaciones sociohistóricas del territorio viven y laten en las memorias biográficas de estas mujeres, por lo que sus relatos y vidas cotidianas hablan de identidades territoriales bordemarinas del Reloncaví.


Es por esto, que el proyecto “Testigas del Bordemar” busca reconstruir la memoria femenina sobre los procesos territoriales sociohistóricos y contemporáneos del borde costero del Seno de Reloncaví, a través de las biografías y vidas cotidianas de mujeres mayores rurales. El trabajo pretende abrir una puerta hacia la visibilización de aquellas voces que han sido muchas veces omitidas por los relatos historiográficos: voces de mujeres, mayores y rurales.


SOBRE LOS PROCESOS: QUÉ Y CÓMO LO HACEMOS


Desde la antropología, destacamos el método etnográfico como puerta que posibilita recoger los relatos de mujeres mayores bordemarinas del Reloncaví, a través de la observación de sus experiencias cotidianas, sus historias de vida contadas desde la vejez, y sus emocionalidades, permitiendo destacar desde allí los aspectos específicos de la zona.

Rosalinda Soto, testiga del bordemar . Fotografía: Rayen Barriga.

Trabajo a paso lento, de conocer tiempos y espacios de encuentros con las mujeres mayores y sus familias, de registro escritural sistemático y que espera captar los mundos sensibles y socioculturales de las localidades en las que se desarrolla el proyecto. Intercalado con la etnografía, realizamos entrevistas de carácter biográfico que permiten la articulación entre los cursos de vida de las mujeres mayores, e hitos y eventos de carácter socio-históricos.


El resultado de ello son 11 relatos etnográficos, de narrativas literarias y polifónicas (intercalando las voces de mujeres mayores, sus familias y comunidades, con la voz de las etnógrafas) y un registro fotográfico de carácter documental. En conjunto, estos relatos y fotografías podrán constituir un registro historiográfico sobre la zona desde la memoria y subjetividad de las mujeres que habitaron ahí, y cómo continúan habitando y construyendo actualmente sus vejeces en estos territorios.

Nota redactada por Ignacia Navarrete y Beatriz Rodríguez, encargadas del proyecto "Testigas del Bordemar"

440 visualizaciones0 comentarios